Una vez que teníamos claro nuestro destino y los billetes de avión comprados, tocaba lo más difícil: diseñar nuestra ruta por Japón durante 13 días. Primero seleccionamos los sitios que queríamos visitar sí o sí. Después leyendo blogs, consultando guías y escuchando opiniones fuimos elaborando nuestro itinerario al País del son Naciente. En nuestra ruta visitamos las ciudades de Tokio, Nikko, Kioto, Nara, Hiroshima, Miyajima y Osaka.

Bienvenidos a nuestra ruta por Japón:

Día 1 y 2. Tokio: Shinjuku.

Tras más de 16h de vuelos, trenes y escalas llegamos a Narita a las 12h del mediodía. Aunque cansados pudimos aprovechar bien el día. Tras realizar las pertinentes gestiones de cambio de dinero, Japan Rail Pass y Check in en el hotel comenzamos nuestra aventura por Japón. Visitamos nuestro primer templo en Tokio: Zojo-ji Temple, es gratuito y es uno de los más importantes de la escuela budista Jodo.

Por la tarde visitamos Akihabara. Ascendimos hasta el Tokyo Metropolitan Government Building con sus increíbles vistas de la ciudad. Visitamos la famosa escultura LOVE y caminamos por el famoso barrio de Shinjuku. Estuvimos en uno de los famosos edificios Taito con sus cientos de recreativas, nos maravillamos con las pantallas gigantes y los neones de los edificios… Y probamos uno de los mejores sushi de mi vida.

Zojoji-temple-Tokio-Charradeta

Zojo-ji Temple

Día 3. Tokio: Ghibli, Nakano Broadway y Akihabara

A pesar del jet lag que teníamos, no podíamos desperdiciar ni un minuto de nuestra estancia en Japón.  Nos esperaba un día magnífico porque íbamos a visitar el Museo Ghibli. Pero antes fuimos a ver los alrededores del Palacio Imperial de Tokio. El tiempo no acompañaba pero para hacer tiempo antes de entrar al museo visitamos el parque Inokashira-koen y su pequeño zoológico (no somos muy amigos de los zoos pero teniendo en cuenta que allí íbamos a ver animales que posiblemente no veamos en toda nuestra vida, decidimos visitarlo). El Museo Ghibli nos fascinó y maravilló (100% recomendable).

Museo Ghibli en Tokio

Entrada al Museo Ghibli

Durante la vuelta hicimos una parada en el famoso Nakano Broadway, unas galerías comerciales repletas de tiendas de manga, figuras anime, coleccionismo y otras curiosidades. Tras las compras pertinentes cogimos la línea JR y nos dirigimos a Akihabara, el barrio de la electrónica. Allí encontrarás tiendas de electrónica, recreativas, rascacielos, neones y los famosos Maid Cafe  (también llamados Café de sirvientas).

Día 4. Tokio: Yoyogi Park y Shibuya

Empezamos el día visitando Yoyogi Park.  Allí nos acercamos hasta el santuario Meiji-jingu  para después recorrer el parque. Dio la casualidad que ese mismo fin de semana se celebraba un festival de danzas tradicionales que me encantó, me hubiera pegado todo el día viéndolo. Seguidamente fuimos en busca de los famosos rockabilis ¡vaya ritmo!. Nuestra siguiente parada fue la famosa Takeshita-dori para acceder a Takeshita Street repleta de gente y de tiendas curiosas y muy “frikis” que no te dejarán indiferente.

Takeshita-Street-Tokio-Charradeta

Takeshita Street

Comemos algo por la zona y continuamos andando hasta Shibuya. Llegamos al transitado y famoso cruce de Shibuya al atardecer, para ver cómo se iluminan poco a poco todos los neones de los edificios. Es impresionante la cantidad de gente que puede pasar caminando por ese cruce.

Cruce de Shibuya en Tokio

Cruce de Shibuya

Día 5. Tokio-Nikko-Tokio

Tocaba madrugar mucho porque nos dirigíamos hasta Nikko, Parque Nacional y Patrimonio Mundial de la Humanidad desde diciembre de 1999. Comenzamos visitando el puente sagrado de Shinkyo y desde allí nos adentramos en los templos de Nikko entre unas escaleras de piedra y vegetación. Visitamos el Santuario de Tosho-gu, que aunque algunas zonas estaban de obras fue igualmente impresionante. Además recorrimos el Santuario Taiyüin-byö y el Santuario Futarasan jinja.

Puente sagrado en Nikko

Puente sagrado de Shinkyo

Volvimos a Tokio por la tarde para dirigirnos hasta Odaiba en el famoso tren sin conductor. Allí visitamos la Fuji Tv y ascendimos hasta su mirador donde había unas magníficas vistas de la bahía y el Rainbow Bridge. Recorremos uno de los centros comerciales para refugiarnos del tifón que se nos avecina y cuando dejó de llover nos acercamos hasta la Estatua de la Libertad y sus vistas al famoso puente. Nuestra idea era ver el atardecer y cómo se iluminaba poco a poco el puente, pero el tifón comenzó a descargar sobre nuestras cabezas y finalmente no pudimos disfrutar de las vistas al 100%.

Día 6. Tokio: Guía

Fue un día muy especial. A través de la Tokyo Free Guide solicitamos el servicio de un guía Japonés que hablaba castellano. Como el tifón seguía azotando Tokio, tuvimos que cambiar los planes originales y visitamos el Museo Edo de Tokyo para conocer un poco más la cultura e historia japonesa. Nos dirigimos al Tsujiki Market pero estaban ya cerrando y apenas pudimos ver los puestos, sin embargo comimos en un pequeño restaurante de la zona al que nuestro guía nos llevó. Saboreamos el sushi más fresco de nuestras vidas.

Sushi en Tokio

Sushi

Dimos un paseo por las calles de Ginza, su teatro Kabuki y las lujosas galerías comerciales. Parecia que el tiempo nos daba un respiro y nos acercamos hasta el templo Senso-ji. Allí nos despedimos de nuestro simpático y amable guía. Tras no parar en todo el día y como el tiempo no acompaña, nos fuimos pronto al hotel.

Día 7: Tokio-Kyoto

Nos encontramos en el ecuador de nuestra ruta por Japón y un día más nos tocó madrugar para coger el tren bala y dirigirnos a Kioto. Como llegamos pronto dejamos nuestras maletas en el hostel y comenzamos nuestra visita.  Nos acercamos hasta el Castillo Nijo y posteriormente recorremos el Palacio Imperial. Descansamos y nos acomodamos un poco en el hostel para salir a cenar y pasear por la zona de Miyagawacho.

Jardines del Palacio Imperial de Tokio

Jardines del Palacio Imperial

Día 8: Kyoto: Higashiyama

Queríamos aprovechar el día al máximo posible. Tocaba visitar la zona de Higashiyama. Comenzamos por el Norte visitando el Ginkaku-ji o pabellón de plata, llegamos temprano para evitar que hubiera mucha gente. Seguimos visitando el pequeño templo budista de Honen-In. Después dimos un bonito y agradable paseo por el Sendero de la filosofía o el paseo del filósofo para después desviarnos hasta el Eikan-Do, con su famosa pagoda Tahö-tö. Y por último antes de comer visitamos uno de los santuarios más frecuentados por los turistas el Heian-jingu.

Templo Heian Jingu en Tokio

Templo Heian Jingu

Nos dirigimos hasta el Sur de Higashiyama. Donde visitamos una de las zonas que más ganas tenía de ver, que fue Kiyomizu-dera. Es un conjunto de templos y recintos religiosos donde hay mucho que ver como por ejemplo la preciosa y estrecha calle de Ishibei-koji, la puerta Deva, puerta Saimon, la Pagoda Sanjūnodō, Torre de la campana Shōro, el salón principal Hondo y el santuario Jishu; entre otras muchas cosas. Finalizamos nuestras visitas con el santuario de Yasaka. Paseamos un poco por Gion de vuelta al hotel y cenamos por la zona.

Templo Kiyomizudera en Tokio

Templo Kiyomizudera

Día 9: Kyoto: Pabellón dorado y Arashiyama

Tocaba visitar la zona Oeste de Kioto. Llegamos a primera hora al famoso pabellón dorado o Kinkaku-ji y así evitar aglomeraciones. Cogimos un tren y nos acercamos hasta la zona de Arashiyama. Allí visitamos en primer lugar el templo Tenryu-Ji, uno de los cinco templos zen más grandes de Kioto. Desde allí, hay un acceso directo al impresionante y alucinante bosque de bambú. Tomamos un descanso y compramos los billetes para el tren turístico de Sagano con sus increíbles panorámicas. Después continuamos nuestro camino hacia el pequeño Jojakkoji temple. Y por último, nos alejamos un poquito y visitamos el templo Adashino Nenbutsuji repleto de centenares de estatuas de piedra en honor a las almas de los muertos.

Kinkakuji o Pabellón Dorado en Tokio

Pabellón Dorado o Kinkaku-ji temple

De vuelta al hotel damos una vuelta por el Mercado Nishiki donde pudimos ver algunos puestos curiosos de comida.

Día 10: Kyoto-Nara-Kyoto

Madrugamos para tomar un tren con dirección Nara. Una de las localidades que más ganas tenía de visitar. Comenzamos la ruta en la puerta Nandai-mon  y el famoso templo budista Todai-ji con su famoso Daibutsu. Para alejarnos del bullicio recorremos un precioso parque con sus cervatillos campando a sus anchas hasta llegar al templo Nigatsu-do. Paseamos por la zona que tiene parte de bosque y de parque, y nos dejamos un poco llevar sin seguir un trazado fijo.

Nara-Japan-charradeta

Nara y sus ciervos

De vuelta a Kioto hicimos una parada para ver el famoso Fushimi Inari.  Uno de los santuarios más importantes de Japón con sus 4 km de camino y miles de toris. Nos liamos la manta a la cabeza y nos realizamos toda la subida y bajada alrededor del Monte Inari.

Fushimi-Inari-Tokio-charradeta

Fushimi Inari

Día 11: Kyoto- Hiroshima-Miyajima

¡Cambiamos de ciudad!. Comenzamos cogiendo el Shinkansen Sakura en dirección a Hirosihma. Nos dirigimos al Parque Conmemorativo de la Paz donde comenzamos visitando el Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, muy duro pero imprescindible. También hay numerosos monumentos como la llama de la Paz, el cenotafio, el Pabellón Nacional de la Paz de Hiroshima en Recuerdo de las víctimas  de la Bomba Atómica. Y por último nos acercamos a la cúpula de la Bomba atómica. Antes de marchar comimos en la misma ciudad, el famoso Okonomiyaki de Hiroshima, y seguidamente volvemos a la estación.

Hiroshima-Japan-charradeta

Parque Conmemorativo de la Paz en Hiroshima

Cogimos un tren y un ferry en dirección a Miyajima donde pasaremos la noche. La idea era llegar a ver el atardecer pero unas enormes y grises nubes inundaban el cielo y nos impiden disfrutarlo. Nos acomodamos por el hotel, dimos una vuelta y disfrutamos del famoso Tori de Miyajima de noche.

Día 12: Miyajima-Osaka

Amanecemos entre nubes y con lluvia. Lamentablemente tenemos que cambiar de planes y desechamos la idea de subir al Monte Misen ya que se encuentra cubierto de nubes por lo que la visibilidad sería nula. No obstante, aprovechamos para visitar el templo Itsukushima-jinja, el daisho-in y por supuesto probar los deliciosos dulces de la isla. Además nos animamos a probar las ostras en sus distintas versiones en uno de los restaurantes de las islas.

Miyajima-japan-charradeta

Miyajima y su tori

Por la tarde, volvimos hasta Hiroshima y cogemos un tren en dirección a Osaka. Nos acomodamos en el hotel, y entre unas cosas y otras se nos hace tarde, así que decidimos dar una vuelta por la zona del Dotonbori con sus luminosas y llamativas fachadas. Y sobre todo el cartel de Glico. Dimos una vuelta y cenamos en uno de sus numerosos restaurantes por la zona.

Dotonbori en Osaka

Dotonbori en Osaka

Día 13: Osaka-Tokio

Nuestra visita a Osaka llegó a su fin pero antes de marcharnos nos dirigimos a la zona del Umeda Sky Building para admirar desde allí las vistas de la ciudad.

Tomamos de nuevo el Shinkansen dirección a Tokio. Tras hacer el check in en el hotel, nos dirigimos al Skytree Tower para ver atardecer y disfrutar de cómo esta enorme ciudad comienza a iluminarse poco a poco.

Skytree Tower y sus vistas de Tokio

Skytree Tower y sus vistas de la ciudad

Día 14 y 15: Tokio

Nuestra ruta por Japón llega a su fin. Nuestro último día en Tokio lo dedicamos a compras de útima hora y a pasear por las zonas que más nos gustaron con tranquilidad y sin prisas.  Y por supuesto a tratar de meter todo en la maleta.

 

Dos semanas te dan para ver muchas cosas pero aún así nos quedaron pendientes algunas visitas para un próximo viaje. Si hubiéramos tenido más tiempo nos hubiera gustado añadir a nuestra ruta por Japón los siguientes lugares:

  • Los alpes japoneses al Norte de Tokio.
  • Kamakura y su gran Buda.
  • Kobe para probar su famosa carne.
  • Subir al Monte Misen en Miyajima.
  • Tener más tiempo en Kioto para pasear por sus tradicionales calles.

Y vosotros, si habéis estado en Japón o lleváis idea de ir me encantaría saber vuestro itinerario 🙂